X

Antifeminismo en Corea del Sur: ¿la nueva tendencia política y social?

March 25, 2022
9199
Compartir
Antifeminismo en Corea del Sur: ¿la nueva tendencia política y social?

¿Es el antifeminismo en Corea del Sur la nueva tendencia política y social? Aquí te contamos un poco.

Muchos surcoreanos no ven el feminismo como una lucha por la equidad. Por el contrario, les resulta ofensivo y consideran que es una forma de “discriminación inversa” o un movimiento que llegó simplemente para “quitarles sus oportunidades”.

“Los hombres terminan recibiendo una discriminación inversa debido a su agenda. El hecho de que se nos etiquete como misóginos por hablar es un acto de  verdadera violencia”, así lo explica en entrevista con Asian Boss, Bae In Gyu, líder y fundador de New Men’s Solidarity, uno de los grupos antifeministas más importantes de Corea del Sur.

A raíz de que las voces de las activistas en pro de los derechos de las mujeres fueron haciéndose más visibles, un contra movimiento surgió: el antifeminismo en Corea del Sur, una nueva tendencia política y social que sigue en aumento.

Puedes leer: ¿Cuál es el rol de la mujer en Corea del Sur? 

Feminismo VS. antifeminismo en Corea del Sur

Casi el 79% por ciento de los hombres surcoreanos en sus veintes creen que son víctimas de discriminación de género, de acuerdo a información de CNN.  La culpa, según afirman, es del feminismo. 

“Las feministas coreanas ridiculizan y degradan a los hombres y nos tratan como criminales en potencia”. Así lo explica Seong Bong Cheol, un miembro de New Men’s Solidarity a VICE NEWS.

Entonces, ¿cuándo comenzó todo esto?

De acuerdo al artículo Inside The Exploding Anti-Feminist Movement Of South Korea, de Sudarshana Ganguly, el antifeminismo surgió “casi de manera simultánea ante el movimiento #MeToo y #mylifeisnotyourporn alrededor de 2018”. Fue en aquel entonces cuando las mujeres salieron a las calles para protestar contra la violencia de género y los grupos feministas intensificaron su activismo.

Puedes leer: “Mi vida no es tu porno”: Las coreanas gritan contra el “molka”

#MeToo: el comienzo de una era antifeminista

me too en corea del sur

Movimiento #MeToo en Corea del Sur, 8 de marzo 2018

El movimiento #MeToo permitió que los grupos feministas alzaran la voz y se visibilizaran los derechos de las mujeres, así como su lucha contra el abuso sexual y el problema de las cámaras espías. Donde entre el 2013 y el 2018 más de 30,000 casos de filmaciones prohibidas fueron denunciadas, según TIME.

Este movimiento, que llevó a más de 10,000 mujeres a protestar a las calles, fue la plataforma para demandar el fin del abuso sexual sistemático, del que muchas mujeres son víctimas en Corea del Sur. 

Sin embargo, para reivindicar sus derechos, no solo se necesita denunciar, sino apoyo gubernamental, así lo denunció Human Rights Watch (HRW). Este grupo de derechos humanos evidenció lo complicado que es para las mujeres coreanas, víctimas de delitos sexuales digitales, obtener justicia. 

En el reporte de 2021 HRW publicó que los fiscales encargados de perseguir estos crímenes descartaron el 43.5 % de los casos de delitos sexuales digitales. Asimismo, denuncian que  en aquellos casos que logran ir a juicio y resultan en condena “las sentencias son relativamente leves”.

A pesar de los números alarmantemente desfavorecedores para las mujeres,  los antifeministas siguen creyendo que el feminismo en Corea del Sur en realidad no busca la equidad de género. Por el contrario, creen que es una amenaza a sus derechos y a su estilo de vida. 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Politically Invisible Asians (@invisibleasians)

“El feminismo ya no se trata de la igualdad de género. Es discriminación de género y su forma es violenta y odiosa”, comentó ante un audiencia de más de 40 hombres, Moon Sung-ho, líder de Dang Dang We, un grupo que ‘lucha por la justicia para los hombres’, de acuerdo a información de CNN.

Pero, ¿qué originó tanta oposición y resentimiento ante el feminismo?

Te puede interesar: Me Too: “¡No quiero ser bonita!”

Una sociedad obsesionada con la meritocracia

Para el abogado S. Nathan Park, el problema de esta inequidad de género y de sus vertientes tiene sus orígenes en problemas con raíces más profundas. Asimismo, Park considera que los conceptos erróneos y muy arraigados sobre la desigualdad y la meritocracia, al parecer, provocaron que una nueva generación de jóvenes se sienta perdida ante el progreso.

“Los jóvenes surcoreanos, nacidos a fines de la década de 1990, cuando Corea del Sur se había convertido en una democracia liberal próspera, tienen poco sentido de las luchas históricas que definieron a las generaciones anteriores…Obsesionados con la meritocracia, esta generación de jóvenes surcoreanos enojados ha desarrollado una “sensibilidad moral distorsionada, donde los pobres son los culpables de su propio sufrimiento”, detalla Park.

Asimismo, una sociedad abrumada por la competitividad, donde las oportunidades laborales escasean para los más jóvenes, es otro de los puntos que facilita esta lucha entre géneros en Corea del Sur.

No es casualidad que, en un país donde el desempleo juvenil alcanzó máximos históricos en 2020 con un 10% de desempleo entre jóvenes de 15-29 años, muchos hombres quieran buscar un “chivo expiatorio” y culpar a las mujeres, quienes solo buscan cerrar la brecha de género en todos los sentidos. Sin embargo, para ellos sólo representa una “amenaza” en términos laborales.

Puedes leer: El desempleo juvenil en Corea alcanzó un máximo histórico por COVID-19

Jóvenes coreanos contra el servicio militar buscan “chivo expiatorio” en las mujeres

El servicio militar forzado y las cuotas de género establecidas por el gobierno tienen molestos a los jóvenes surcoreanos, ya que perciben que mientras ellos posponen su entrada a un mundo laboral competitivo, el gobierno sólo promueve la “agenda feminista”. Por lo que aseguran que estas políticas pueden afectarles seriamente en términos de oportunidades. 

Así lo explica, Seo Cheonseok, quien está enfadado por tener que “desperdiciar” años preciosos de su vida en el ejército, entrenando y luchando por una causa en la que no cree. Y enojado porque sus “necesidades” como hombre de Corea del Sur no han sido satisfechas, recalca el joven de 32 años a VICE NEWS.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por 프레인TPC (PrainTPC) (@praintpc_official)

Muchos críticos del movimiento feminista concuerdan que el costo personal y profesional ha sido determinante en este enojo generacional que sólo sigue en aumento. Los más jóvenes sienten que la mejor versión de su futuro les es arrebatado debido a esta obligación, mientras las mujeres gozan de no formar parte del servicio militar y aún así exigen más derechos que “las favorezcan”.

Puedes leer: 5 momentos y mujeres clave en la historia del feminismo de Corea del Sur

¿Las cuotas de género realmente amenazan las oportunidades de los hombres surcoreanos?

En Corea del Sur la brecha de género en términos salariales y profesionales sigue siendo muy alta. Esta nación tiene la brecha salarial más alta entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

También puedes checar: Las mujeres coreanas ganan menos que los hombres

Las mujeres representan solo el 5% de puestos directivos en el mundo corporativo de Corea del Sur, de acuerdo a información de la BBC.

Entonces, ¿las cuotas de género realmente amenazan las oportunidades de los hombres surcoreanos?

“Hay un temor que, al momento de instalar cuotas de género, las mujeres se beneficien injustamente de esta medida. Esta creencia parte del supuesto que el mundo laboral es meritocrático y que siempre ha brindado iguales oportunidades de ingreso y participación de las mujeres.”

“Las cuotas no benefician a las mujeres, sino que funcionan como una medida para recuperar el equilibrio en la representación en la toma de decisiones”, explica en entrevista a K-Magazine “M”, una alta funcionaria mexicana, especialista en política pública y género, que prefiere mantenerse en anonimato debido a lo delicado de su línea de trabajo.

De igual manera lo explica Lourdes Ocampo Coria, profesora de la Escuela de Negocios EGADE, en Guadalajara.

“Las cuotas de género no son el objetivo, sino que son parte del proceso para lograr la igualdad. Cada vez son más las mujeres mejor preparadas, y necesitamos su mayor presencia en todos los ámbitos, especialmente en los puestos de liderazgo”, recalca la profesora Ocampo.

Pese a las irrefutables pruebas de la clara desigualdad de género que acecha a Corea del Sur, así como lo necesarias que son las políticas públicas que sigan apoyando los derechos de las mujeres, es una discusión interminable que lleva décadas sin atenderse y finalmente llegó a un punto de inflexión.

Ahora este discurso antifeminista se convirtió en un discurso político y social, plataforma para el nuevo gobierno de Corea del Sur.

 Puedes leer: 7 mujeres que están haciendo historia en Corea del Sur

Antifeminismo en Corea del Sur: ¿la nueva plataforma política y social?

Presidente electo Yoon

Yoon Suk-yeol celebra su triunfo al ganar las lecciones en Corea del Sur.

El miembro del Partido del Poder del Pueblo (PPP), Yoon Suk Yeol, quien fue elegido futuro presidente de Corea del Sur, este pasado 9 de marzo, marca lo que definen expertos como “un momento crucial para el debate público sobre los temas de la mujer”.

Las mujeres en su mayoría se encuentran molestas y preocupadas con el resultado ante el futuro líder que usó como principal plataforma política su discurso antifeminista.

Kim Hye-yoon, una mujer de 34 años de Gwangju, dijo que se sintió “amargada” por el resultado. “Todo el mundo sabe que la misoginia en Corea es un problema grave, y aunque es reconfortante ver que se están produciendo cambios, cuando vi la elección de un candidato que prometió la misoginia, supe que aún nos quedaba un largo camino por recorrer”, explica la joven a The Guardian.

“Tenemos una generación que nunca aprendió sobre el feminismo. A diferencia de las mujeres jóvenes, los hombres jóvenes carecen del lenguaje para comprender las dificultades que enfrentan”, explica a CNN Ma Kyung-hee, investigadora de políticas de género.

No resulta extraño que en Corea del Sur exista una política de género peligrosa, donde los jóvenes creen que son ellos las víctimas de discriminación; una narrativa que no solo sigue alimentando la brecha de género, sino que, además, fue utilizada  por los políticos.

Puedes leer: Corea del Sur elige al político conservador, Yoon Suk-yeol, como su nuevo presidente

Entonces, ¿existe una solución?

Ma, la investigadora surcoreana, explica que la mejor manera de empezar es generando una nueva identidad masculina, donde el gobierno de Corea del Sur, en primera instancia, deje a un lado el servicio militar obligatorio. 

Es necesario “dejar de forzar una masculinidad tóxica”. Asimismo, cree que “la sociedad debe ayudar a los hombres a encontrar una nueva masculinidad, en lugar del antifeminismo“.


Newsletter

google news