Nobunaga Oda: el rey demonio del sexto cielo

December 15, 2020
15889
Compartir

Nobunaga Oda ayudó a comenzar la unificación de Japón, territorio que había estado en constantes luchas entre terratenientes locales. Por ello, el rey demonio del sexto cielo es un personaje importante de la historia nipona.

 Por: Lourdes Cerda

Nobunaga Oda nació en el año 1534, fue el segundo hijo de Oda Nobuhide un daimyo,señor feudal, de la provincia de Owari, ubicación privilegiada dado que estaba cerca de la capital de Kioto, pero lo bastante alejado de las constantes luchas de las provincias centrales.

Desde muy joven Nobunaga dio señales de tener un carácter arrogante e irreverente, tanto así que lograba exasperar a sus maestros, los cuales lo instruían en los escritos clásicos chinos, así como en tácticas de guerra. Además, practicaba las habilidades con la lanza, la espada y las armas de fuego.

Baka (Don tonto)  

 

Nobunaga no fue una persona común, sus vestimentas siempre iban en contra de lo dictaba la tradición y costumbre de esa época, pues regularmente usaba mangas cortas de colores raros y hamakas, que eran una especie de pantalón largo con piernas anchas, de piel de tigre.

Debido a su comportamiento tan excéntrico la gente comenzó a creer que estaba loco. Sin embargo, el escritor Mark Weston creía que esto era una táctica para que sus enemigos bajarán la guardia ante él. A la muerte de su padre Nobunaga mostró poco o nulo interés en asumir el liderazgo de su clan.

 

El nuevo líder del clan Nobunaga 

 

En el funeral de su padre, Nobunaga no mostró ningún respeto, se dice que llegó sin las vestimentas adecuadas para la celebración, además en vez de llevar a cabo el ritual establecido, Nobunaga tomó el bracero con incienso y lo lanzó hacia la tabla con el nombre de su padre, creando asombro y conmoción entre los presentes.

Uno de sus  más fieles samuráis, Hirate Kiyohide tenía la fiel convicción de que su señor tomara el dominio del clan, pero al ver que no mostraba ningún interés en ello decidió cometer seppukuharakiri, el ritual samurai que consistía en cometer suicidio antes de caer en la desgracia.

Al parecer este acto cimbro hondo en el espíritu de Nobunaga pues a partir de aquí comenzó activamente a pelear por el dominio del territorio.

Te puede interesar: Código Bushido: las reglas de los Samuráis 

En 1556 su hermano mayor Nobuhiro se alió con Saito Yoshitatsu, el señor de Mino, para dejar a Nobunaga fuera del poder, sin embargo éste se enteró de lo ocurrido y logró detenerlos a tiempo, terminado por perdonar a su hermano. 



Un año más tarde su hermano menor Nobuyuki se unió a Shibata Katsuie y Hayashi Michikatsu, los cuales eran gente de Nobunaga, los tres idearon un plan para asesinarlo, pero como en la ocasión anterior Nobunaga reaccionó a tiempo  y mandó matar a su hermano menor.Convirtiéndose así en el líder del clan.

 

El demonio del sexto cielo

 

El clan Nobunaga no fue siempre uno de los más poderosos e importantes, sin embargo, a raíz de que Nobunaga tomó el poder del clan, este despego en popularidad gracias a sus múltiples victorias en batalla.

Una de las batallas más importantes fue cuando peleo contra el daimyo Imagawa Yoshimoto, señor de la antigua provincia de Suruga, donde con un ejército de 2,000 hombres y una muy buena estrategia logró derrotar a su enemigo, el cual poseía un ejército de 40,000 hombres.

Al verse poderoso en el terreno bélico, Nobunaga emprendió una campaña para hacerse con el poder de todo el país, lo cual ayudaría con el inicio de la unificación del país.

Nobunaga era tan cruel en sus batallas que fue apodado como “el demonio del sexto cielo”, ya que nunca dejaba prisioneros de guerra, además de que fue el primero en dar batalla en los monasterios budistas que en esa época eran intocables.

Oda Nobunaga era sin duda una persona muy extraña para su época, hasta el día de hoy no se sabe si fue simplemente una estrategia militar o si definitivamente su personalidad rayaba en la locura. Sin embargo, de lo que sí estamos seguros es que es uno de los personajes históricos más importantes de Japón, pues fue el primero en intentar unificar la región.