Youtuber coreano expone acosadores de mujeres que practican ‘molka’

August 25, 2022
602
Compartir
Video de un youtuber coreano que expone acosadores de mujeres que practican ‘molka’

En Corea del Sur, un youtuber busca combatir el molka atrapando acosadores de mujeres que utilizan cámaras espías para tomar fotos o videos sin su consentimiento.

En 2018, las mujeres surcoreanas salieron a las calles bajo la consigna “Mi vida no es tu porno” para protestar contra el molka. Una práctica que consiste en usar cámaras espías para obtener imágenes o videos íntimos de mujeres sin su consentimiento.

Mi vida no es tu porno
Fotografía tomada de Twitter

Sin embargo, después de cuatro años, el problema está lejos de resolverse. 

En 2020, se reportaron al menos 4,881 crímenes relacionados con cámaras espías, según cifras de Statista. Ese mismo año, el caso Nth Room sacudió Corea del Sur, pero fue hasta finales de 2021 que la Corte confirmó las sentencias de los responsables. 

Ante tal panorama desesperanzador, un youtuber coreano decidió convertirse en justiciero para exponer a los acosadores de mujeres que practican molka

Puedes leer: “Mi vida no es tu porno”: Las coreanas gritan contra el “molka”

Youtuber coreano lucha contra “molka”

Un youtuber coreano ganó popularidad entre los internautas por exponer a los acosadores que usan cámaras espías para obtener imágenes y videos de mujeres sin su consentimiento

Su canal se llama 감빵인도자. Se creó en junio de 2022 y actualmente suma un poco más de 95 mil suscriptores.

El youtuber coreano cobró relevancia a nivel internacional por Raphael Rashid, un periodista extranjero en Seúl.

Su modus operandi es simple. Recorre las calles de Seúl y cuando ve a una persona practicando molka, los expone y llama a la policía. 

En varios de sus videos se puede ver cómo algunos acosadores le suplicaron su perdón. Incluso, en el último contenido que subió al canal, el joven que atrapó practicando molka no deja de decir 진짜 죄송합니다 (jinjja joesonghabnida), que en español significa “De verdad, lo siento”, una y otra vez hasta que llega la policía. 

Sin embargo, el youtuber no cede ni un momento y se mantiene firme cuando lo denuncia a las autoridades. 

Más allá de la detención y la condena, para la ONG Human Rights Watch las sentencias por molka son “relativamente leves”. En 2020, el 79% de los sentenciados por tomar fotos o videos íntimas de personas sin su consentimiento recibieron una sentencia suspendida, una multa o una combinación de ambas, según datos de HRW. Mientras que la pena más común (53%) para aquellos que encontraron culpables de distribuir ese contenido ilegal fue tan solo una multa.

La meta del youtuber es exponer a 100 acosadores y así contribuir a la concientización sobre el tema, de acuerdo con un post que subió en su canal de YouTube.

También te puede interesar: Hope: La película coreana basada en un crimen real que te romperá el alma

El molka en Corea del Sur

Dos de cada tres residentes de Seúl viven con miedo a ser víctimas del molka, según una encuesta realizada en 2019 por el gobierno de la capital surcoreana y Namu Counseling for Women ‘s Rights.

Las personas que practican molka instalan cámaras espías en espacios públicos, como baños, hoteles y vestidores, para obtener imágenes y videos íntimos de mujeres sin su consentimiento. Material que posteriormente distribuyen y comercializan a través de redes de pornografía.

En marzo de 2019, la policía surcoreana detuvo a dos hombres por colocar cámaras espías en un motel y grabar contenido íntimo de al menos 1,600 huéspedes. Y no sólo eso, también fueron responsables de transmitir en vivo y recaudar 7 millones de wones (aproximadamente 6, 200 dólares), según la agencia Reuters.

El molka es una problemática que continúa agudizándose en la península, así como una violencia con la que viven día a día las mujeres surcoreanas. Los lugares públicos no son los únicos en los que se han encontrado cámaras espías, sino también en la escuela y el trabajo.

En febrero de 2022, un ex director de una escuela primaria en la ciudad de Anyang recibió una sentencia de dos años de prisión. Se le declaró culpable por instalar y realizar grabaciones con cámaras espías en el interior de su institución a cargo, reportó The Korea Times. 

Tal y como denunció la ONG Human Rights Watch en su informe “My Life is Not Your Porn”, en 2021:

Los delitos sexuales digitales incluyen la captura de imágenes íntimas sin consentimiento, un acto que ocurre no solo entre extraños en espacios como baños y vestuarios, sino también entre personas cercanas, en lugares de trabajo, escuelas, universidades y entre parejas.

K-lover, ¿qué opinas de este youtuber coreano y su canal que expone acosadores de mujeres que practican molka?


Newsletter

google news



X