Sunja de Pachinko revela la dura vida de las mujeres coreanas en Japón

April 29, 2022
3725
Compartir
Sunja de Pachinko revela la dura vida de las mujeres coreanas en Japón

La historia de Sunja en Pachinko es un reflejo de lo complicada que era la vida de las mujeres en Japón tras abandonar sus país de origen para sobrevivir.

Pachinko llegó a su cierre de temporada y su final abierto da paso a una nueva era. El drama original de Apple Tv no pretendía contar una historia de amor entre los protagonistas, sino enfocarse en Sunja (Yun Yuh Jung, Minha), y cómo su contexto histórico no fue un obstáculo para seguir creciendo, pese a que eso significaba diversos sacrificios. 

Si bien pudimos disfrutar de un nuevo papel de Lee Min Ho como el villano, Hansu, su historia con la protagonista fue tan sólo una pequeña muestra de cómo eran tratadas las mujeres en esa época

Lee más: 5 razones para leer Pachinko, el libro que inspiró el drama de Lee Min Ho

La infancia de Sunja en Corea del Sur

Sunja de Pachinko revela la dura vida de las mujeres coreanas en Japón

Sunja de Pachinko revela la dura vida de las mujeres coreanas en Japón

Aunque la etapa de Sunja como niña dentro de la serie fue corta, la historia que hay detrás de ella es impactante. Su madre fue vendida a su padre porque su familia ya no tenía para comer, por lo que se vieron obligados a hacer un trato.

Honnie, su padre, siempre le demostró todo el cariño que sentía por ella, pese a que en ese tiempo tener un hijo varón era más preciado que una hija. Las mujeres solían ser vendidas en matrimonio y su vida dependería en su totalidad de un marido.

Lee más: Datos históricos que debes saber sobre Pachinko

Pachinko nos deja ver que la infancia de Sunja fue agradable y que no sufrió, esto gracias al amor que sus padres tenían. Sin embargo, ella era consciente de lo que ocurría a su alrededor y siempre era cuidadosa con sus palabras.

Al haber nacido durante la ocupación japonesa, ella se vio obligada a estar limitada en cuanto a sus acciones, ya que estás podrían afectar a sus padres. Su vida cambió cuando Hoonie muere y su madre se tiene que encargar de la familia sola.

La realidad de Sunja en tierras niponas

La vida de los coreanos durante la ocupación japonesa fue complicada por la pérdida de libertades que tuvieron. Pachinko muestra gran parte de ello, de cómo no podían expresarse libremente sin ser golpeados por la policía japonesa, incluso existen registros historiográficos sobre las mujeres que eran usadas “de consuelo”, es decir para servicios sexuales.

Cuando Sunja llega a Osaka, se entera que la familia de Isak estaba endeudada a causa de ella, ya que ellos pagaron su boleto para que pudiera viajar. Por lo que decide vender el reloj que Hansu le dio para así poder pagar la deuda. 

Lee más: 7 datos que debes saber sobre la ocupación japonesa en Corea

Pese a que las mujeres no deben involucrarse en esos temas, ella no dudó en ayudar a su nueva familia. Otro momento de fuerza de Sunja es tras el arresto de Isak. A su manera ella decide buscar ayuda, sin embargo, para una mujer coreana eso era casi imposible.

Al darse cuenta que no podría hacer nada para ayudar a su marido, ella decide empezar a trabajar para poder mantener a su hijo y el kimchi es su salvación. Gracias a lo que su madre le enseñó, Sunja comienza a preparar un platillo tradicional de Corea del Sur para comercializarlo en Osaka. 

Sunja y las mujeres coreanas de Pachinko

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Minha Kim (@minhakim__)

A lo largo de Pachinko, cada una de las mujeres que aparecen en la serie cuenta una historia diferente. Aunque no tengan la misma presencia en pantalla, su vida es un vistazo de lo que las mujeres pasaban en ese momento.

Geum Ja, una señora de avanzada edad, que se niega a vender su casa a una empresa japonesa, es una de las que aparece primero en pantalla. Ella recuerda los malos trato que recibió su gente, y vender su propiedad, sería rendirse. 

Lee más: Lee Min Ho y Pachinko podrían ir a los Emmy 2022

Geum Ja y Sunja tiene un encuentro en el que el arroz se convierte en un factor muy importante ya que eso revive los recuerdos de la protagonista sobre su pasado, aquellos momentos en los que fue feliz. 

Por otra parte, Sunja también construyó una buena relación con su cuñada Kyunghee. Ellas vivían juntas en Osaka. Su cuñada siempre fue muy comprensiva con Sunja, no sólo porque sabía que ella era joven, sino porque entendía todo lo que tendría que pasar en un nuevo país. 

Lee más: Actores de Pachinko comparten sus mejores momentos detrás de cámaras

Sunja es un ejemplo de vida de lo que las mujeres pasaron durante este periodo histórico. El episodio final de Pachinko no sólo nos da un guiño de cómo la protagonista tiene un nuevo inicio tras el arresto de Isak, sino también incluye testimonios de mujeres que pasaron por lo mismo. 


Newsletter

google news



X