Cine mexicano sin fronteras: mexicanos en Corea del Sur

September 27, 2017
2422
Compartir

México es semillero de grandes exponentes artísticos, desde nuestros escritores Juan Rulfo y Elena Garro, hasta artistas plásticos como Leonora Carrington y Rufino Tamayo, aquí caben los músicos como Silvestre Revueltas o Chavela Vargas y los bailarines Isaac Hernández o Gloria Contreras, sólo por mencionar a algunos de los cientos que ha dado este país.

La cinematografía, conocida como el séptimo arte, también cuenta con grandes autores mexicanos. Son muchos los creadores del cine nacional que compiten en los festivales más importantes de todo el mundo. Corea del Sur es plataforma de los certámenes de cine más relevantes de Asia, para los mexicanos que han figurado entre los nominados, está es una oportunidad para demostrar que el cine hecho en México está a la altura de lo mejor de la industria mundial.

Los festivales de cine realizados en Corea del Sur son equiparables a los existentes en Cannes, Berlín y Venecia. El cine mexicano ha estado presente en el Festival Internacional de Cine de Busan (BIFF), el festival más importante en Asia, el Bucheon International Fantastic Film Festival (BiFan), el Festival Internacional de Cine de Jeonju, entre otros.

Diego Cohen Bifan

La actriz Paulina Ahmed y el director Diego Cohen en el evento de “Luna de Miel”.

Los cineastas mexicanos en Corea

Carlos Enrique Taboada y Guillermo del Toro figuran entre los nombres más famosos de los mexicanos que han participado en los festivales surcoreanos. Ambos fueron protagonistas de la programación especial de la edición 19 del festival de cine fantástico de Bucheon, México cine de género en el BiFan. Taboada por su película Veneno para las hadas (1984) y del Toro por su cinta Cronos (1993).

En esta misma edición participó el cineasta Diego Cohen Luna con su tercer filme Luna de miel, el cual tuvo la oportunidad de competir por el máximo galardón de la competencia. La programación especial de cine mexicano estuvo compuesta por cintas como Pastorela (2011), KM: Kilómetro 31 (2006) y México Bárbaro (2014).

“La audiencia coreana es muy fan de este género… sus preguntas siempre muy retadoras y profundas… (esto) te hace reflexionar sobre la importancia del cine como un idioma universal, más universal que cualquier idioma”, comentó Isaac Ezban, director de cine, al sitio MAS IDEAS, quien también se ha presentado en la competencia oficial del festival con su película Los parecidos.

Isaac Ezban Bifan

El Festival Internacional del Cine de Jeonju, celebrado en la ciudad de Jeonju (전주), reconocida por su villas de casas tradicionales (hanok), su actividad cultural y su gastronomía, ha recibido a cineastas como Pedro González Rubio. El festival proyectó su documental Alamar durante la clausura de la 11 edición en el 2010.

Cabe destacar, el director mexicano ha colaborado con la directora japonesa Naomi Kawase. Ambos se conocieron en el Festival Internacional de Cine de Nara y la cineasta lo invitó a dirigir una película en esta prefectura ubicada al sur de Japón. De ese hecho nació Inori (2012), documental que retrata la vida de tres personajes en el pueblo de Totsukawa y su relación con los recuerdos.

“El pueblo japonés es tan espiritual como el pueblo mexicano… yo creo que por eso encajamos tan bien. El cine no tiene nacionalidad ni idioma ni edad… le habla a todos”. Afirmó en entrevista el cineasta González Rubio al equipo de Ambulante sobre su experiencia de filmar en Japón.



México como protagonista

Junto con los participantes mexicanos en Corea como Michel Franco (Después de Lucía), Mariana Chenillo (Cinco días sin Nora) o Roberto Girault (El estudiante); nuestro país ha figurado como uno de los invitados especiales en los festivales de cine de la península coreana.

El Festival de Mujeres de Seúl en 2012 programó una selección especial de películas dirigidas por mexicanas, además de homenajear a la directora María Novaro, figura esencial del cine desde la perspectiva femenina en México. Esto fue posible gracias a que Corea del Sur fue el país invitado en el Festival Internacional de Cine de Guanajuato en 2011.

Durante este festival se presentaron películas de las directoras Carolina Rivas (Lecciones para Zafirah, 2011), Lizette Argüello (La patrona, 2009), Oriana Alcaine y Alejandra Márquez (5 Recuerdos, 2009), así como Paula Markovitch (Música de ambulancia, 2006) entre otras 5 creadoras. Además de ofrecer conferencias sobre la historia de las mujeres en el cine mexicano.

Arturo Ripstein en Busan

De izquierda a derecha, Lee Yong-Kwan, director del BIFF 2012 y Arturo Ripstein, director de cine mexicano y jurado de la edición 17.

Otro de los protagonistas mexicanos en Corea del Sur fue el director Arturo Ripstein, uno de los grandes exponentes de cine mexicano, desde su debút en 1965 con Tiempo de Morir hasta la actualidad. Quien fuera asistente de dirección a los 19 años en la película El Ángel Exterminador (1962) del español Luis Buñuel, fue homenajeado en la edición 17 del Festival Internacional de Cine de Busan (2012).

El certamen de cine dedicó una programación especial al director mexicano llamado Arturo Ripstein: Cuatro Historias de Mentes Cautivas (Four Stories of Captive Minds), en el cual se presentaron algunas de sus películas más representativas sobre el amor obsesivo. Asimismo, Ripstein tuvo un lugar en el jurado de la sección Flash Forward, dedicada a los competidores no asiáticos.

La lista sigue y sigue, los mexicanos que nos han representado en Corea son suficientes para que algunos productores surcoreanos se hayan propuesto para realizar su propia versión de una cinta mexicana. Este es el caso de Matando Cabos (2004) del director Alejandro Lozano.

La compra de los derechos de producción de la cinta se realizó en 2015, el productor Fernando Rovzar afirmó “ellos nos buscaron a nosotros y la adaptación es libre, lo que les funcione es lo que harán, nosotros no intentaríamos mantener la esencia mexicana”.

Estos son sólo algunos de los ejemplos que demuestran cómo el cine mexicano es capaz de trascender las fronteras para colocarse en el escaparate asiático. Desde las leyendas cinematográficas hasta los artistas más jóvenes, México se pone en alto gracias a la creatividad y el esfuerzo de sus creadores, quienes hacen uso de este lenguaje tan universal, el cine.