Explosivo y enigmático: así fue el paso de Sunmi por México

April 11, 2019
1805
Compartir
Fotografía: cortesía de SATMKT Ent.

Tuvieron que pasar varios años para que México fuera parte del tour de una de las artistas veteranas del Kpop. Sunmi, ex integrante de Wonder Girls (un grupo de chicas que se encargó de expandir el pop coreano cuando esté apenas comenzaba a relucir) llegó a suelo Azteca e hizo vibrar el Auditorio BlackBerry con su talento y espontaneidad como parte de su World Tour Warning 2019.

***

Cientos de fanáticos se dieron cita la tarde del 21 de marzo para encontrarse cara a cara con Sunmi, a pesar de no ser el primer concierto del año de algún artista surcoreano, sí es el primer show que ofrece  una solista femenina por lo que representa algo innovador en el género, además de que convocó la presencia de los fanboys. Playeras con el rostro de diva, banners y lightsticks no faltaron, así como algunos fanáticos quienes portaban un outfit similar al de su último single Noir.

El reloj marcó la hora y la emoción se sentía a flor de piel. Dentro del recinto se podía sentir la agitación del público, quienes cantando algunos de los más recientes éxitos de la idol clamaban por su presencia en el escenario. Súbitamente las luces se apagaron, el resplandecer de los lightsticks de colores lograban crear una capa de luz en el lugar, al fondo una pantalla con imágenes de Sunmi.

“Tick-tock” una cuenta regresiva se podía percibir entre los gritos de la audiencia, esa era la señal que anunciaba el inicio del primer concierto en solitario de Sunmi, 24 hours fue la canción seleccionada para dar la bienvenida a la noche. El destello de las luces de la pista se entre rompía con la silueta de una mujer descalza que iba acercándose al centro.

Fotografía: cortesía de SATMKT Ent.

“Hola”, gritó la cantante cuando arribó al escenario y se paró frente a sus fans.

Estas simples palabras bastaron para que iniciara un desborde de pasión por parte de los presentes, misma que se vio acompañada de gritos ensordecedores que coreaban canciones como Curve, Who I am, Black Pearl.  



“Me gustaría regalarles el mejor momento”, se presentaba en casi un español perfecto Sunmi, ante un público que no dejaba de clamar por ella.

Con la efervescencia de emociones llegando al tope, la artista presentó diferentes atuendos, sus principales y más recientes éxitos Noir, Gashina, Heroine y Siren fueron los causantes de hacer retumbar el auditorio con los gritos, cada vez más fuertes, que salían de los presentes.

Fotografía: cortesía de SATMKT Ent.

Coreografías sincronizadas, atuendos delicados y sexys acompañaron a Sunmi en cada una de sus interpretaciones, haciendo gala de su talento. Desde la pista uno hasta la última demostró tener un dominio total del escenario, mismo que recorrió de punta a punta para enviar pequeñas muestras de cariño a los fans.

El derroche de amor que recibió por parte de los espectadores tomaron de sorpresa a la artista, un rostro atónito la acompañaba en cada intervención que se tomaba para interactuar con su audiencia en el mismo idioma. Pequeñas sonrisas se lograban escapar de sus labios cuando oía gritar su nombre, se transformaba en una pequeña niña en la que la felicidad no lograba contener.

La nostalgia invadió el caluroso ambiente con los cover de Georgy Porgy, I’m not love y Secret Tape, canciones que automáticamente llevaron las manos de los fans por el aire, meneándolas de izquierda a derecha en sintonía con la música. El concierto estaba llegando a su final, sin embargo, la explosividad de los asistentes subió de tono con Burn interpretación que provocó el retumbar del suelo con los brincos que se dieron de forma homogénea.

Aquella noche de marzo México fue testigo del crecimiento de Sunmi, quien tras doce años de estar en la industria del Kpop por fin se muestra tal y como es. Una mujer sencilla pero enigmática, que a través de su indagación por distintos géneros musicales presentó un rostro nuevo ante los cientos de fans que dejaron el alma en el BlackBerry para demostrar la pasión que tanto los caracteriza. Una foto y una promesa de volver sellaron el paso de Sunmi por tierras mexicanas.