¿Coreanos en Japón? Conoce la historia de los Zainichi

April 18, 2022
2877
Compartir
Pachinko.

Conoce la historia de los coreanos de Japón, uno de los temas abordados en Pachinko, la nueva serie protagonizada por Lee Min Ho.

Por Ana Jasid

Pachinko es uno de los dramas que refleja la discriminación y el clasismo que sufrían los coreanos durante la ocupación japonesa, sobre todo aquellos que migraron al país del sol naciente para buscar mejores condiciones de vida.

Conoce cómo vivían los coreanos en Japón y su constante lucha por sobrevivir.

Puedes leer: Datos históricos que debes saber sobre Pachinko

Primeros coreanos en Japón

Si bien ya existía un número reducido de coreanos viviendo en Japón durante la ocupación japonesa en 1910, fue la escasez de mano de obra en la década de 1920 lo que condujo a la rápida expansión de la población coreana en el territorio. Para 1930, los coreanos en Japón (llamados zainichi) ya eran un grupo social reconocible en las principales ciudades del país. 

De acuerdo con el censo nacional de Japón, en 1920 el país registró alrededor de 40.000 coreanos viviendo en el territorio. Sin embargo, el número aumentó a 420.000 en 1930 y llegó aproximadamente a 1.240.000 en 1940.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Apple TV (@appletv)

¿Cómo era la vida de los coreanos en Japón?

La mayoría de los coreanos en Japón recibían salarios más bajos que los japoneses. Se les asignaba trabajos de baja categoría y sufrían una constante discriminación y explotación de mano de obra. 

Sin embargo, los verdaderos problemas para los zainichi llegaron con el fin de la Segunda Guerra Mundial. A partir de ese año, los coreanos nacidos en Japón perdieron gradualmente la mayoría de sus derechos.

Por ejemplo, en 1945, los coreanos perdieron su derecho al voto. En 1947, la Ley de Registro de Extranjeros asignó la condición de extranjero a cualquier coreano que hubiera nacido en el país. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Apple TV (@appletv)

Para 1952, los coreanos en Japón eran un pueblo apátrida con pocos derechos civiles y tenían una extrema inseguridad sobre su estatus residencial. 

De hecho, en 1955, se exigió que a todos los extranjeros registrados se les tomaran las huellas dactilares y llevaran un certificado de registro en todo momento. 

Asimismo, los zainichi debían elegir si conservar su nacionalidad o naturalizarse como ciudadanos japoneses. Sin embargo, esta última opción era mal vista ya que se consideraba como una “traición” a su patria.



 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Minha Kim (@minhakim__)

No fue hasta finales de la década de los 80 y principios de los 90 que se vio un cambio respecto a la situación de los coreanos en Japón

Durante este período, los extranjeros residentes obtuvieron derechos sociales, incluido el acceso a vivienda del sector público y préstamos para vivienda, subsidios para el cuidado de niños, pensiones y una adecuada atención médica. 

También en 1982 se les asignó la residencia permanente a los apátridas coreanos.  Finalmente en 1992, se les unificó bajo la categoría que actualmente se conoce como “residente permanente especial”.

Te puede interesar: 7 datos que debes saber sobre la ocupación japonesa en Corea

Los zainichi en la actualidad

A partir de la década de los 90, la discriminación y xenofobia en Japón respecto a los zainichi se redujo considerablemente, pues fue durante esa época que la ola coreana comenzó a llegar al país. Esto despertó el interés de los japoneses por conocer más acerca de esta cultura.  

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Minha Kim (@minhakim__)

De igual manera, la presión tanto de la comunidad internacional como la de los grupos sociales, permitió que las actitudes y conciencia de los japoneses cambiaria y fuera más abierta. Por tanto, las siguientes generaciones de zainichi no experimentaron la misma discriminación y sufrimiento que sus antecesores. 

Actualmente existen alrededor de 1 millón de residentes permanentes coreanos en Japón, especialmente en Osaka, Tokio y Hyongo. 

Sin embargo, debido a que el gobierno considera a los coreanos como el grupo más grande de residentes “extranjeros” en lugar de considerarlos como ciudadanos, los zainichi todavía se enfrentan a algunos obstáculos en relación al ejercicio de sus derechos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Minha Kim (@minhakim__)

¿Conocías la historia y situación actual de los coreanos en Japón?

Quizás te pueda interesar: 5 razones para leer Pachinko, el libro que inspiró el drama de Lee Min Ho