Not Me: 5 hechos reales que inspiraron la serie BL de OffGun

March 20, 2022
10900
Compartir
Not Me la serie BL de OffGun

Not Me marcó un antes y un después en la industria BL a través de una historia intrigante y poco convencional, que se atrevió a mostrar y a criticar la realidad política y social de Tailandia.  

Not Me ha llegado a su fin, pero el desenlace de esta atípica serie BL nos dejó mucho más de lo que pensábamos. 

Para los que aún no ven la serie BL, Not Me sigue a Black y White, dos hermanos gemelos con una conexión especial, que se ven obligados a separarse a causa del divorcio de sus padres. Sin embargo, ambos están destinados a reencontrarse años más tarde. 

Black, integrante de una pandilla de chicos que buscan hacer justicia con sus propios métodos, sufre una golpiza que lo deja en el hospital. ¿Quién fue el responsable? No lo sabemos. White debe suplantar a su hermano para encontrar al verdadero culpable. 

A lo largo de 14 capítulos, no sólo acompañamos el romance de la pareja protagonista, sino que, además, nos adentramos a un retrato arriesgado de Tailandia que mostró algunos de los problemas sociales que perduran en el país. 

Y como la realidad supera a la ficción, en esta ocasión reunimos algunos datos y hechos reales que inspiraron la serie BL de OffGun, Not me Series

Puedes leer: Las inolvidables escenas que nos dejó Not Me The Series

1. La desigualdad social en Not Me

Una de las críticas que más resuenan en la serie BL Not Me es la desigualdad social. No por nada, el empresario y político Tawi Kuerkulsvasti es el principal blanco de los ataques de la pandilla. 

En la vida real, más de dos tercios de la riqueza de Tailandia está en manos de la población más rica del país, que representa tan sólo el 1%, de acuerdo con cifras del Credit Suisse Global Wealth Databook 2018. 

En ese mismo informe, el país de la eterna sonrisa obtuvo una puntuación de 90,2 en el Índice Gini de 2018, que mide la desigualdad de ingresos. Con este resultado, Tailandia se convirtió en la nación con mayor disparidad de ingresos de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático) en aquel año.

A estos datos se suma que el 80% de la tierra es propiedad del 5% de la población, según un estudio de la Universidad de Thammasat. 

Sin embargo, la situación parece no mejorar, pues de 2016 a 2018 se registró un aumento en la tasa de pobreza de Tailandia del 7,21% al 9,85%. Mientras que el número de personas que viven en situación de pobreza pasó de 4,85 millones hasta superar los 6,7 millones, según cifras del Banco Mundial. 

2. La comunidad LGBTQ+ y el matrimonio igualitario

En el capítulo 7 de Not Me, Gram y White (bajo su identidad como Black) se unen a las protestas, y entre ellas se hace mención a la lucha por el matrimonio igualitario en Tailandia. Incluso, aparece un código QR para apoyar la petición. 

No pasó mucho tiempo para que los fans se dieran cuenta que ese código QR es real. Este te redirecciona a un sitio oficial para defender el matrimonio igualitario en el país, pues hasta el momento no es una realidad en Tailandia. 

En noviembre de 2021, la Corte Constitucional de Tailandia dictaminó que el artículo 1448 del Código Civil y Comercial, el cual reconoce al matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, no transgrede los derechos constitucionales. 

En su defensa, la Corte argumentó que “el matrimonio igualitario no sólo anularía el orden natural, sino que también sacudiría los cimientos mismos de la sociedad y la humanidad”, según DW. 

Tailandia tiene fama de ser uno de los países más abiertos y amigables para la comunidad LGBTQ+. Sin embargo, los activistas han denunciado que el avance en el reconocimiento del matrimonio igualitario, así como de otros derechos contrasta con la imagen que el país proyecta al extranjero.

Te puede interesar: Not Me: OffGun y su serie peligrosa te cautivarán hasta el corazón

“El sitio web gothaibefree.com de la Autoridad de Turismo de Tailandia, por ejemplo, muestra fotos de parejas LGBTQ de todo el país expresando su amor libremente”, confesó Pakakul Srikacha, un joven de 30 años. “Esa es la imagen que Tailandia muestra a la comunidad internacional, pero la realidad es diferente”.

Asimismo, Nattawut Kongsawat, activista LGBTQ, confesó a DW que le resulta “paradójico” que el gobierno “quiera dinero de estos turistas haciéndose pasar por un paraíso LGBTQ”, cuando “realmente no tiene leyes vigentes” en la materia. 

3. Protestas

Las protestas son un punto central en Not Me. Las escenas en la serie BL recuerdan a la ola de manifestaciones en Tailandia que comenzaron en 2020.

Originalmente, las movilizaciones surgieron como una respuesta a la disolución del partido político pro democracia Future Forward Party (FFP) en febrero de 2020. El FFP era uno de los que recibió más apoyo de los jóvenes, y obtuvo la tercera parte más grande de escaños en el parlamento en las elecciones de 2019, las primeras en cinco años. 

Sin embargo, el descontento social venía acumulándose desde 2014, cuando el militar Prayut Chan-o-cha encabezó un golpe de estado en el país.



Puedes leer: Las protestas en Tailandia contra la monarquía

Aunque inicialmente se exigió justicia por el FFP, las demandas se extendieron hasta la reforma de la monarquía tailandesa, la renuncia del primer ministro y el fin de la represión. 

A pesar de la ola de protestas en Tailandia, el gobierno tailandés encabezado por el primer ministro Prayuth Chan-o-cha respondió con arrestos arbitrarios, restricción de derechos humanos, como la libertad de expresión y reunión, así como con represión, acusó la ONG Human Rights Watch en su informe de 2021. 

Ante la falta de libertades para exigir sus demandas y la prohibición de las manifestaciones, los jóvenes tailandeses crearon nuevas formas de protesta, incluida el uso de la popular seña del filme Los Juegos del Hambre.

Foto: Twiiter @charliethame

“Eso se debe a años de vivir en ambientes represivos que no siempre permiten la libertad de expresión. [Ellos] siempre tienen que encontrar formas creativas de eludir todo tipo de censura”, afirmó el Dr. Aim Sinpeng de la Universidad de Sydney a la BBC. 

Quizás te pueda interesar: El símbolo de protesta de “Los juegos del hambre”, una realidad en Tailandia

4. Abuso de poder y represión

En Not Me, el abuso de poder se presenta de múltiples formas, pero, sin duda, Tawi es su máxima expresión. A lo largo de los capítulos, la pandilla acusa que el empresario hace uso de su dinero e influencia para seguir perpetuando su control en el país.

Asimismo, con Sean y su padre vemos cómo la policía puede encubrir un caso de abuso de fuerza y culpabilizar a la víctima con mínimos esfuerzos. 

En su Informe Mundial 2022, Human Rights Watch denunció al gobierno tailandés por intensificar la represión de los derechos humanos, así como por agravar las medidas contra los manifestantes pro democracia en 2021.

“Las autoridades tailandesas han enjuiciado a los disidentes, dispersado violentamente manifestaciones pacíficas y censurado las noticias y las redes sociales”, afirmó Brad Adams , director para Asia de Human Rights Watch. “El respeto por los derechos humanos en Tailandia ha ido de mal en peor mientras las promesas de reforma del gobierno siguen sin cumplirse”.

En junio de 2020, se informó la desaparición del activista tailandés Wanchalearm Satsaksit, quien vivía exiliado en Camboya desde 2014. Su familia reveló pruebas que confirman que un grupo de hombres armados secuestró al activista en una camioneta negra.

En 2021, y tras un año de la desaparición forzada de Wanchalearm Satsaksit, organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional y la Federación Internacional por los Derechos Humanos denunciaron el incumplimiento de las autoridades a su deber de investigar debidamente lo sucedido. 

Puedes leer: La serie BL, “Not Me” rompe las tendencias mundiales

“A la luz de los cargos penales que las autoridades tailandesas presentaron contra Wanchalearm, además del patrón profundamente inquietante de desapariciones forzadas de exiliados tailandeses de países vecinos en los últimos años, se necesita desesperadamente una investigación verdaderamente independiente y libre de interferencias del gobierno”, afirmó Ming Yu Hah, directora regional adjunta de Campañas de Amnistía Internacional.

De acuerdo a Human Rights Watch, al menos nueve activistas que abandonaron el país sufrieron de desaparición forzada en países vecinos como Laos y Vietnam. Asimismo, desde el golpe militar de 2014, la ONG ha documentado las denuncias de personas detenidas e interrogadas por militares que sufrieron tortura o maltratos similares.  

5. El arte como protesta en Not Me

Dan, el policía y artista transgresor de Not Me, no podía faltar. Su trabajo se basó en las obras de Baphoboy. 

Baphoboy es un artista tailandés, cuyas pinturas destacan por sus potentes críticas sociales y su apoyo a las manifestaciones pro democracia. Con colores y dibujos que parecen descuidados y poco detallados, el pintor no teme expresar su opinión y su rechazo al sistema político tailandés. 

“Gran parte de mi trabajo toca la injusticia provocada por el gobierno”, mencionó Baphoboy a Vice News “En mis dibujos, me represento a mí mismo como un niño pequeño que se atreve a cuestionar las cosas, incluso en un país donde hay muchos temas [sensibles] de los que no podemos hablar.”

Puedes leer: ¿Quién es el artista detrás de las pinturas de la serie BL ‘Not Me’?

Tal y como se muestra en la serie BL, el arte funciona como un medio de expresión y de protesta, así como para visibilizar en la sociedad la inconformidad y el descontento.    

“En la era de las protestas, el arte ayuda a la gente a acceder a la política”, afirmó el artista tailandés a Vice News. 

Aunque su obra podría no ser apta para todo público, Baphoboy es constante y duro con sus críticas. Al igual que Dan, busca utilizar el arte para poner en discusión temas incómodos y de los que se teme hablar.  

“Los artistas como yo seguimos decididos a difundir nuestros mensajes políticos a través de nuestro arte y lo hacemos con un gran riesgo personal porque es por una causa importante, una que valdrá la pena si vemos un cambio”, confesó Baphoboy a Vice News. 

¿Qué otros temas y problemáticas sociales identificaste en la serie BL Not Me?